lunes, 4 de abril de 2011

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS



Hace unos días volví a ver esta gran película de la cual sólo me quedaba el recuerdo de su famosa frase "Oh capitán, mi capitán".

A pesar de la excelente actuación del internacionalmente conocido Robin Williams, para mi gusto le supera la actuación del joven Ethan Hawke y la maravillosa dirección de la mano de Peter Weir.

El club de los poetas muertos te engancha desde su comienzo, aunque más bien desde la aparición del profesor Keating (Robin Williams) que entra rompiendo las reglas de un colegio de lo más tradicional. Peter Weir sabe combinar el dramatismo del film con las inquietudes y desamores de los jóvenes estudiantes, sin dejar de lado ese tono de intriga que acompaña toda la película. Todo ello sin dejar de lado la idea sobre la que gira el film, ¡la poesía! Aquí destaco un fragmento de un poema de Walt Withman que recita el profesor Keating en su primera aparición.

¡Oh mi yo!

¡Oh vida de sus preguntas que vuelven

del desfile interminable de los desleales,

de las ciudades llenas de necios!

Que de bueno hay en estas cosas,

oh mi yo, mi vida



Ya no sólo es buena la dirección de la película, las actuaciones de estos grandes actores, la fotografía, sino que tiene un guión que posiblemente supere todo ello, unas frases inteligentes y cargadas de emotividad. Para finalizar de una forma inesperada que hace que se te ponga ese nudo en la garganta. Con una escena final que en mi opinión es de las mejores de la película.








Con este pequeño fragmento de la escena final dejo la entrada de esta película que todo amante de cine debería ver.